Ante los dichos de Manini y Sanguinetti

No permaneceremos en silencio

La Mesa Ejecutiva Nacional emitió un documento a la opinión pública con consideraciones sobre las declaraciones del ex presidente Julio María Sanuinetti y del senador Guido Manini relativas al Poder Judicial en el marco del proceso por la ejecución de las Muchachas de abril. A continuación transcribimos el texto del documento

Hace unos días, la justicia procesó al militar Juan Rebollo por los asesinatos de las jóvenes Diana Maidanic, Laura Raggio y Silvia Reyes, un hecho que se conoció como la masacre de Brazo Oriental. Los asesinatos de las “muchachas de abril” ocurrieron el 21 de abril de 1974. Vale decir que la fiscalía también había pedido el procesamiento de los militares José Nino Gavazzo y Eduardo Klastornick, pero ambos fallecieron durante el proceso.

Conocido el fallo, el Senador Manini Ríos declaró a los medios de prensa “No es Justicia, es Venganza”, pero la venganza implica una forma de castigo igual o de mayor dureza que busca reparar el daño causado, para equilibrar la balanza.

Tal vez en su inconsciente, al hablar de venganza Manini reconoce que hubo hechos que merecieron algún tipo de represalia, pero él sabe que nada podrá equilibrar la balanza desde la perspectiva de la justicia, porque nadie podrá devolverles la vida a Diana, Laura y Silvia.

Unos días después, el ex presidente Julio María Sanguinetti se refirió al tema en su habitual columna de El Correo de los Viernes.

Allí expresa que “…se está condenando a militares profesionales serios por hechos de hace 50 años…” como si el paso del tiempo fuera suficiente para ignorar las responsabilidades por las violaciones a los derechos humanos.

Según consta en el expediente judicial, en su pedido de procesamiento, el fiscal Perciballe argumenta: "Más allá de si las jóvenes se resistieron o no al allanamiento (realizado sin orden judicial y en horas de la noche) lo real es que estas fueron ejecutadas, si se quiere masacradas, cuando se encontraban acurrucadas en una zona donde no podían efectuar resistencia alguna".

Pero Sanguinetti afirma que “Al general Rebollo lo ascendimos nosotros, en 1985, y fue el primer general del gobierno democrático”. Nos preguntamos. ¿Acaso eso es una justificación para eludir la justicia?

Tal vez el Dr. Sanguinetti debería reconciliarse con su propia consciencia, asumir responsablemente la situación y no seguir empecinado en negar la realidad.

Lamentamos que el Dr. Sanguinetti no reclame por la verdad, no reclame por justicia, no celebre el fin de la impunidad…

Lo cierto es que ni Manini ni Sanguinetti tienen autoridad moral para cuestionar el accionar de la justicia, en los hechos relacionados con los crímenes perpetrados por la dictadura cívico-militar.

El Senador Manini, porque decidió ampararse en los fueros parlamentarios para eludir su comparecencia ante la Justicia, por su actuación en el caso del tribunal de honor militar, cuando José Gavazzo en 2018, confesó que había hecho desaparecer el cuerpo de Roberto Gomensoro en el río Negro en 1973.

El Dr. Sanguinetti, porque jamás tuvo un gesto de piedad hacia las víctimas y sus familiares. Durante sus Gobiernos no se avanzó un milímetro en la búsqueda de la verdad y la justicia. Sin embargo, habla de la paz, que subliminalmente se adjudica como obra suya, y no de todos los uruguayos; una paz basada en el olvido y el silencio cómplice.

Desde el Nuevo Espacio, seguimos comprometidos con el destino de las víctimas, con la lucha inquebrantable por romper las barreras del silencio, y celebramos que la sociedad uruguaya haya sido capaz de construir la paz, con las convicciones intactas para llegar a la verdad y a la justicia.

MESA EJECUTIVA NACIONAL
03 de agosto de 2022

El Portavoz

Para recibir El Portavoz complete el formulario

Jóvenes del Nuevo Espacio Frente Amplio Unión Internacional de Jóvenes Socialistas Internacional Socialista Internacional Socialista de Mujeres